Los gatos, la compañía ideal en tiempos modernos

Gato, felino

Cancún, Quintana Roo.- En México el gusto por los gatos se ha incrementado exponencialmente; en esta preferencia han influido factores sociales, naturales y de conducta, pues se pueden adaptar a vivir de manera solitaria o en conjunto, a su grupo social se le denomina ‘plástico’ o ‘adaptable’, explicó Claudia Edwards Patiño, académica de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la UNAM.

Los felinos tienen un grupo social único en el planeta, así que pueden ser solitarios en ciertos momentos, o grupales matriarcales, en otros. Son las primas, tías o abuelas las que se encargan de cuidar a las crías; son nodrizas, parteras, y en el caso de los machos, solitarios que patrullan sus cuadras en busca de hembras sólo en época de celo.

La universitaria, certificada en etología y pequeñas especies, añadió que no son animales gremiales ni jerárquicos, por lo que la manera en que gatos y humanos nos relacionamos es distinta.

“La relación de los gatos es aquélla en la que si tú quieres y yo quiero, está bien, ambos queremos; si tú no quieres, no hay problema; y si ya no quiero, deberías de respetarme. Todas son maneras de la que deberíamos aprender”, enfatizó.

Por la manera en que fueron tratados cuando eran gatitos, algunos son sumamente sociables y cariñosos, y cuando quieres, normalmente corresponden, pero también existen los que son más individuales porque no están acostumbrados a la socialización, y que la gente no sabe cómo fraguar ese lazo.

Gatijos

Independientes, no demandantes, ni gremiales; amorosos, adaptables a vivir de manera solitaria o acompañados. El gusto por ellos crece en una sociedad distinta, con incesante ritmo de vida, que les llama “gatijos”.

“Gatijo es un término coloquial. Los veterinarios tenemos divisiones: los que tienden a seguir llamando a los responsables de los animales ‘dueños’, porque para el código civil local los animales son ‘cosas’, y entonces tú eres el dueño, y los que bajo una nueva ética les llamamos ‘gatijos’, definición de su estatus como seres que sienten, y un afán por dejar de cosificarlos. Empezar por el lenguaje es un paso importante”, subrayó.